sábado, 17 de diciembre de 2011

Sus ojos *5* ( nombre no definido)


Son las ocho de la mañana y hace un frío escalofriante pero estoy bien, como si el frío no me afectara, era algo sobrenatural pero en aquel momento no le dí importancia, lo atribuí al jersey de lana que llevaba.  Era sábado, es decir, tenía todo el día libre aunque tenía que ir a comprar al supermercado y si me sobraba tiempo debería mirar una chaqueta preferiblemente de color marrón. Después de ir al supermercado fui a casa a dejar la comprar para luego dirigirme al centro de la ciudad.
-Hola, buenos días, ¿dónde están las chaquetas?
-Allí las de piel, al fondo las de cuero y en la planta baja las de poliéster y las más baratas.- y hablo con un tono de superioridad al decir la última parte de la frase.
-Gracias
Bajé a la planta baja y vi una chaqueta que me encantó pero al mirar el precio se me fueron todas las ganas, ¿esto lo consideraban barato?, menos mal que no había buscado en la planta de arriba…después de verlo me fui de la tienda y cogí el autobús para volver a casa y allí sentado estaba él, otra vez, con su amplia sonrisa pero esta vez sus ojos eran diferentes, eran oscuros, distantes, fríos…daban escalofríos pero aun así me acerqué y saludé, respondió pero su voz era igual que sus ojos, sombríos, no sabía por qué pero no hable del tema. Le pregunté que hacía en el autobús y me dijo que su coche estaba en el taller, después no hubo más conversación fue todo muy hostil.
Al llegar a casa me senté en el sofá y miré por la ventana, el cielo estaba oscuro, triste, sombrío, mil adjetivos lúgubres podrían calificarlo pero ninguno definirlo a la perfección, aquella noche era un anticipo de algo que iba a ocurrir muy pronto pero que yo no sabía…
La mañana siguiente se amainó, el cielo seguía encapotado pero se podían percibir pequeños rayos de luz entrando por las ventanas de la casa que la hacía más acogedora y dulce. Como al día siguiente tenía clase, me puse a acabar un trabajo pendiente y estudié para el examen de la semana próxima, el resto del día estuve recogiendo la casa y escribiendo en una novela que había empezado cuando tenía 16 años, porque en aquella época quería ser escritora pero abandoné la idea y ahora estudio física, nada que ver con escribir, pero cuando tengo tiempo libre siempre escribo un poquito, es mi billete para escapar de mi mundo y adentrarme en un universo paralelo y a la vez mágico, la verdad es que dicho así suena un poco de niña pequeña pero es buen “hobbi”…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola! Gracias por dejar tu comentario, pero recuerda se respetuoso con todos, cada uno tiene su opinión.
Un beso :)